YOGA EN SEVILLA

¿Quieres practicar yoga en Sevilla?

Evidentemente hay muchas formas de practicar yoga. Que vivas en un sitio u otro no condiciona tu práctica, por eso yo te ofrezco diferentes alternativas, para que la práctica de yoga se adapte de la mejora manera posible a tu forma de vida. Si quieres practicar yoga en Sevilla conmigo en formato tradicional (clases presenciales), ¡escríbeme!

Si por el contrario prefieres una práctica con la comodidad de estar en tu casa (vivas en Sevilla o en Tombuctú :-)) prueba mis clases on line.

http://irenevilches.es/contacto

Práctica de yoga en casa
¡Tú y tu esterilla!

Clases individuales

Si lo que quieres son clases individualizadas para profundizar en algún aspecto, o simplemente porque es el formato que más te encaja, ya sea en formato físico u online, escríbeme

Creo en la singularidad de cada persona, y las clases de yoga individuales tienen numerosas ventajas en este sentido. Son clases pensadas y adaptadas al alumno, a su situación y a sus necesidades. La dedicación exclusiva que puedo proporcionar a la persona con la que estoy me permite realizar todas las correcciones. También ajustes y adaptaciones necesarias para encontrar el trabajo más adecuado.

Estas clases sirven para tomar conciencia de los patrones posturales (y no posturales) que repetimos a diario y que pueden resultar perjudiciales para nuestra salud. El trabajo personalizado me permite hacer un seguimiento, hacer que la persona aprenda a relacionarse con sus límites en un espacio de aceptación y confianza, haciendo posible la progresión y la integración.

Personalmente, no creo que haya niveles en la práctica del yoga. Eso supondría tener que superar o cumplir unos determinados requisitos para poder acceder al siguiente escalón. Veo el Yoga como un camino donde cada uno, en función de sus vivencias, necesidades e intereses, se va comprometiendo con su práctica en mayor o menor grado. No creo que haya un plazo para llegar a tal o cual lugar en el Yoga, si es que lo hubiera. Tampoco creo que haya obligación alguna de tener más o menos conocimientos de la materia. Si bien el Yoga es uno, cada uno es totalmente libre de incluirlo en su vida como quiera y cuanto quiera. En realidad, para ser honesta, siento que es el Yoga, como método, como vía de autoconocimiento, el que decide cuánto y cómo, y no al revés, pero eso es harina de otro costal.